1.) En 1914 una pareja de alemanes fue detenida en Singapur por ser sospechosos de ser espías. Su hija se escapó del arresto, de alguna manera cayó por un precipicio y murió. En 2007, un hombre en Palau Ubin, experimentó el mismo sueño tres noches seguidas, sobre él yendo a una tienda y tomando una muñeca Barbie para una niña. Decidió ir a la tienda de juguetes, encontró la muñeca exacta con la que había soñado y la colocó en la tumba de la pequeña. Los sueños se detuvieron.

2.) Esta es la muñeca de uno de los miembros más jóvenes de la “Fiesta Donner”. A Patty Reed se le pidió deshacerse de sus posesiones cuando el grupo se había perdido en las nieves occidentales (quienes luego terminaron practicando el canibalismo), pero ella se las arregló para ocultar esta muñeca en su vestido. Esta sobrevivió al viaje sin Patty Reed.

3) Robert The Doll es un muñeco espeluznante y es la inspiración para las películas de ‘Chucky’. Supuestamente, fue un regalo que se le dio a Robert Eugene Otto. El sirviente de la familia, quien era de las Bahamas, y era experto en vudú y magia negra, le dio este muñeco de regalo al chico. El niño llamó al muñeco ‘Robert’, y no pasó mucho tiempo antes de que sus padres lo vieran hablando terroríficamente con este. Un día se encontraron con los muebles destruidos en la habitación del niño y cuando sus padres le preguntaron qué pasó él gritó, “Robert lo hizo!” Más tarde, la niña que heredó a Robert The Doll, dijo que el hombre de peluche estaba tratando de matarla.

4) El encantador “Letta Gitano Doll” obtuvo su nombre, ya sea de su herencia gitana, o porque el mal espíritu que vive dentro de este de vez en cuando grita “Letta me out!”(“Déjame salir”). Este muñeco está hecho con pelo humano y una cabeza que por dentro se asemeja a un espeluznante cerebro humano. Fue hecho por una gitana rumana, como regalo para su hijo, quien luego murió ahogado. Los perros ladran cuando el muñeco está cerca, y es conocido por cambiar de posición al sentarse, e incluso producir un ruido como un pulso humano.

5) La muñeca Mandy fue hecha en Inglaterra en 1910. Su antigua propietaria escuchaba a la muñeca llorar por las noches y cuando ella lo donó al Museo en la Columbia Británica, los empleados dijeron que oían pisadas alrededor de la muñeca y que las cámaras de seguridad funcionaban mal. Incluso dicen que Mandy ha destrozado a otras muñecas que se han colocado cerca de ella en la exhibición.

6) Esta muñeca se llama Emilia y se le dio como regalo al rey Humberto I de Italia en 1878 por uno de sus guardias reales antes de que este fuera asesinado. La muñeca pasó a ser de su hija Marie, pero perdió sus brazos y cuero cabelludo durante la Segunda Guerra Mundial cuando una bomba explotó en un tren. Los guardias de Marie ordenaron a una mujer recuperar la muñeca, pero antes de que ella pudiera hacerlo se produjo otra explosión y la señora murió instantáneamente. La muñeca se encontró de nuevo más tarde y se dice que está poseída por esta mujer.

7.) En la legendaria ciudad de Nueva Orleans se cuenta que una novia fue maldecida por una bruja vudú y se dice que cuando nació su primer hijo, resultó ser un monstruo diabólico marcado por el mismo Satanás. La gente del pueblo tallaba pequeños muñecos que parecían bebés diabólicos y los ponían en la parte exterior de sus casas como protección del bebé diabólico verdadero. En el siglo 20, una nueva versión de los muñecos bebé empezó a salir. Una mujer que afirmó haber tenido alguna vez uno de estos cuando era joven, dice que estos nuevos muñecos se asemejan exactamente a los antiguos. Por esto se dice que estos muñecos están poseídos.

8) El nombre de esta belleza es Joliet. Durante cuatro generaciones esta muñeca ha pasado por las mujeres de la familia y cada una de estas mujeres ha dado a luz a dos hijos, un niño y una niña, pero misteriosamente en los cuatro casos, el niño ha muerto en el tercer día después de su nacimiento. La familia afirma que la muñeca posee el espíritu de los hijos que murieron, lo que explicaría porqué hasta ahora la muñeca no ha sido destruida en el fuego